¿Voy a tirar el voto?

Hace 4 años tuve por fin la oportunidad de votar. Durante tantos años tragándome a los partidos en periódicos, televisión, radio, pidiendo el voto a la gente porque es importante, para que todos los problemas se solucionasen y viviesemos en un mundo mejor. Ya podía votar, y ser alguien para los partidos. Todo eso es muy bonito, pero no fue así.

El mismo día de las elecciones ya tuve mi primera decepción. Como no voté a ninguno de los grandes, algunos conocidos empezaron a decirme que había tirado el voto. ¿Por qué? ¿Por votar a un partido que no tenía posibilidades de gobernar? Según ellos, sí. Lejos de resignarme y aceptar que hay que votar a los grandes, en las generales hice lo mismo e ignoré a los grandes. 

Me di cuenta de que los que me decían que tiraba el voto estaban muy equivocados, eran sus votos los que importaban menos. Vale que sus partidos tuvieran mucha más representación, pero su voto en solitario no sirve. Porque a los grandes les da igual su voto, es un voto entre millones. Le dan menos importancia porque, total, si no les votas a la siguiente tendrán otros miles que si lo harán. 

Con esto quiero decir que, cuanto más grande es el partido, más se la sopla tu voto. Es así de simple. Ellos ya tienen su base de votantes que meterán la misma papeleta, elección tras elección, hagan lo que hagan. Los mismos votantes que aplaudirán todo lo que diga su partido. ¿Tiré mi voto? No, porque mi voto puede hacerle daño a un pequeño, su voto a un grande, ni cosquillas.

Por mi parte, el 22-M iré a votar, a tirarlo según algunos, pero con la idea de  #nolesvotes, ¿y tú? 

2 comentarios en “¿Voy a tirar el voto?”

  1. Votar en un sistema en el que los partidos se reparten el estado es tirar un voto que podría haberse ejercido en rechazo de dicho sistema: no votando.

    Hace treinta años que la gente vota a los partidos herederos de la dictadura y los que se van dejando embaucar por el sistema que estos impusieron ¿ha servido para algo? Bueno, sí ha servido… para hacer fuerte esta aberración que imponen como democracia.

Deja un comentario