¡Buenos días tranquilidad!

Es una mañana más de viernes, pero esta es especial. Son las fiestas del estúpido colegio, y como ya tenía planeado no voy a ir. Ayer mientras montabamos la piscina para los pequeños nos dijo la Piquer «mañana teneis que venir TODOS a las 8:30 para poner carteles y blablabla..». Pues nada, aquí me teneis a las 10 y pico en casa. No me agrada la idea de ir a poner carteles y, como todos los años, quedarme «encarcelado» en el salón de actos con gente que prefiero tenerla muy lejos (aunque también hay amgios a lso que aprecio). Pero bueno, este tipo de cosas hacen que me tome un día libre para dormir un poco más y eso, en pleno curso, se agradece bastante. Bueno, aquí lo dejo, me voy a desayunar que el hambre aprieta ya.