Palm Pre

Aunque esta entrada tendría que haberla escrito hace mucho tiempo, por motivos de pereza (que ya comenté), no ha sido hasta ahora.
Desde hace unos 5 meses tengo una Palm Pre como móvil. ¿Y por qué una Palm y no otro? Pues por varios motivos:

  • Quizás lo que más influencia puede tener es que Kirus tenga una igual. Total, si vamos a cacharrear, mejor usar el mismo sistema.
  • Teclado físico: Aunque no era algo imprescindible, siempre viene bien. Vale, los teclados virtuales no son tan malos, pero algo cortos se quedan.
  • WebOS: Basado en Linux, aunque su interfaz sea de código cerrado.
  • Comunidad Homebrew: Puede que el punto más importante a la hora de decantarse por una Palm. Si no estuviera tan viva con proyectos como Preware, me hubiera comprado otro.
  • Multitarea: Nada, solo el capricho de tener varias aplicaciones abiertas a la vez.
  • Multitáctil: Una bobada, pero si lo trae, mejor.

Bueno, realmente no me lo compré, fue un regalo. De todas formas, aquí una serie de motivos de por qué no otros:

  • Blackberry: Pero si tiene teclado completo. Ya, pero me parece bastante tosca y no me llama nada la atención. Será cosa del software que buscaba.
  • iPhone: Este hubiera sido la opción principal, pero no por mi elección. Que sí, que tiene muchas Apps, que es la moda y que es lo mejor etc, etc. Pero no me gusta la política de Apple respecto a sus producto y tampoco me gusta que se dedique a tocar las narices si quiero enchufarlo a un ordenador con Linux. Por no comentar de la dependencia con atunes.
  • Android: Este era la alternativa ideal, pero gracias a las operadoras españolas… bueno, no era tan ideal. El Hero, el Magic… actualizaciones que de forma oficial no se sabe si llegarán… pues no me hace mucha gracia el tema. Vale que su comunidad homebrew es mayor que la de Palm, pero que la operadora o HTC pase de actualizarte no motiva mucho. Y sin teclado físico, a excepción del Motorola Droid/Milestone, que traería MoviStar en el primer trimestre de 2010 (y por aquella época me temía que a un precio prohibitivo, por ser “la novedad”). El Nexus One tampoco entraba en los planes, ya que por aquel entonces sólo lo vendían por la web de Google a cambio de un riñón. Y entre los móviles con Android, destacar el Geeksphone One, de fabricación española, dual sim, teclado… pero con Android propio 1.6 y sin multitouch. Además, tardarían un tiempo en servirlo seguramente.

Y después de hacer esos listados y de comparar y comparar y comparar, acabé teniendo la Pre. Lo que más llama la atención al principio es como viene tan perfecta en su cajita y los “extras” que trae:

  • Funda, para tenerla bien resguardada.
  • Cargador de enchufe, para conectar el cablecito y no tener que comprar uno a parte.
  • Cascos con micrófono, y botón para coger llamadas o colgarlas (o para pausar/cambiar la canción del reproductor de música).

Y ahora es cuando viene la parte divertida, con los pros y contras del cacharro. Por desgracia no soy tan fanboy como hacer un post incendiario donde me desprecie iPhones y Androids, para que me trolleen un poco el blog.

Pros:

La lista de pros es casi un calco de la lista de motivos que hizo que me decantase por ella:

  • Teclado físico: cómodo donde los haya. Aunque las teclas puedan parecer pequeñas, se acaba dominando y resulta muy cómodo.
  • Multitarea: Aunque ahora mismo lo tengan casi todos, qué decir, es una gozada. Está muy bien eso de poder mirar Google Maps mientras hablas por teléfono, tener Gtalk abierto mientras navegas y cosas así. Aquí la única restricción es la ram.
  • Notificaciones: Un sistema bastante sencillo situado en la parte inferior de la pantalla. Ahí van apareciendo y se mantienen hasta que las revisas (o las quitas, depende de la aplicación).
  • Multitáctil: Como ya dije, una bobada, pero el iPhone no es el único que la tiene. Aunque pocas aplicaciones la sacan provecho.
  • WebOS: Que esté basado en Linux es una ventaja. Ya hay unos cuantos servicios y aplicaciones portados, y poco a poco salen cosas interesantes, como una demo de las librerias Qt corriendo de forma nativa.
  • Actualizaciones: Cada varios meses suelen sacar una actualización “gorda”, con bastantes novedades. La última añadió la posibilidad de grabar video, sin tener que comprar otro terminal.
  • Se le puede cambiar la batería, algo que no siempre es habitual.
  • Comunidad: El panorama del Homebrew está muy activo y unificado. Con Preware, unos repositorios alternativos, se tiene de casi todo: temas para modificar el aspecto, parches para agregar funcionalidades, nuevas aplicaciones, aplicaciones y utilidades de Linux e incluso Kernels modificados.
  • Cargador inalámbrico: Esto sí que es una chorrada, pero te ahorras el tener que estar abriendo la tapita lateral para enchufarla.

Pero como no todo es bonito, también hay una lista de contras:

  • Batería: Esto es algo normal en los smartphones, pero la batería dura poco y menos. Y con el 3G activado, como le des bastante uso, te dura un suspiro. Existen baterías mejores, pero eso ya supone soltar dinero extra…
  • Temperatura: Otro problema, aunque todos lo hemos vivido en algún móvil, es que cargando puede calentarse. Esto sería lo normal, pero a veces también lo hace en función del uso que le estés dando. No es raro encontrarse con que el sensor marque 42º, y ese calorcito se nota bastante.
  • Actualizaciones: Que aunque sean de forma “regular”, parece que tardan bastante. También es que soy algo impaciente con ellas y con las novedades que pueden traer.
  • Idas de pinza: Algún que otro cuelgue o reinicio que no ha venido a cuento. Pero creo que eso es más culpa mia, por aquello de tocar lo que no se debe (y parches, y cambios de kernel, y alguna que otra modificación).
  • Catálogo: Pues no es que abunden las aplicaciones, y además, a veces está restringido por áreas geográficas. Cada día hay un puñado de aplicaciones nuevas, pero siguen pareciendo pocas. De todas formas, Palm trata de atraer a desarrolladores de iPhone con herramientas para facilitar el port a la Palm.
  • Sin homebrew, parece que se queda corta. Al menos yo con una serie de parches y herramientas ya no podría vivir. No es fundamental, pero una vez que lo pruebas se vuelve necesario.

De todas formas, al menos en España, el mayor problema de la Palm Pre no es sus contras, su falta de aplicaciones o que no tenga una manzana en la parte trasera. Lo que más le perjudica es Telefónica. Si, el propio operador que vende el teléfono en exclusiva. Quitando que las compañías en general se dediquen a sangrar a los clientes con tarifas de chiste a precios abusivos, lo que hace Telefónica con todo lo que no sea iPhone es lamentable. Es como si no quisieran vender otra cosa. Te dan una tarifa peor casi al mismo precio (con peor me refiero a menor transferencia y mayor bajada de velocidad), además de que te salga más caro el terminal. O tienes un cerro de puntos, o te cambias de número, no hay otra.

Y otra “gracia” de Telefónica: No sacar Mobile HotSpot. O bueno, ni pronunciarse sobre el tema, como que les da igual. Para quien no conozca esta aplicación, sirve para que el móvil actue como un punto de acceso wifi, permitiendo la conexión de hasta 4 dispositivos. Pero no, a España no llegará, a no ser que te compres una Palm Pixi con Vodafone. Lo más divertido del tema es que O2 (Telefónica) ha sacado esta aplicación en Inglaterra y en Alemania. Con este trato, yo recomiendo no pasarse a esta compañía, total, para que te traten así mejor buscarse otro móvil.

Ya escribiré otra entrada sobre las aplicaciones y parches que uso, por que haya algo más de información del tema en español.

Deja un comentario