Mis 9 favoritos

Si hay un tipo de música que ha marcado mi adolescencia, es el rap. En concreto en español, por cercanía y tal, aunque al final el idioma me importaba bastante poco. No voy a contar mi historia de cómo acabé escuchando esto, eso para otro día. Hoy voy a hacer una lista de mis 9 discos favoritos, hasta 2008, que es más o menos cuando me alejé del rap para aficionarme a otros géneros y volverme un fan boy de Nine Inch Nails. No se trata de un ranking porque no soy capaz de darles una puntuación concreta, así que los organizaré por un (supuesto) orden de escucha:

El club de los poetas violentos – La saga continúa 24/7 (1996)

Lo considero el disco que me introdujo en el mundillos. Corría el año 2002 y me dio por escucharlo, porque andaba por casa el CD. Y que decir de él, si después de 15 años de su lanzamiento me sigue pareciendo un buen referente en cuanto a discos de rap. Es simple: instrumentales no muy complejas, duras y letras agresivas, 5 estilos distintos. Esa combinación en 1996 era un lujo, hoy en día sonaría arcaico. Pero no, para mi es de lo mejor que he escuchado, será porque me pasé un verano entero con ese disco (y aún me sé letras, tela) o porque hicieron algo grande, pero considero que es uno de los pilares fundamentales del rap español.

Violadores del verso – Vicios y virtudes (2001)

Aunque el Genios me encanta, este me pilló en una de esas fases en la que la música te marca. Corría el año 2003 y al cumplir los 14 me regalaron éste disco y el Se habla español, de El Meswy. Y me lo regalaron porque Violadores del verso eran bastante conocidos, así que por esta tontería “descubrí” al mejor grupo que hay actualmente de rap en este país. El Genios y las maquetas que tenían llegaron a mis manos 3 meses después, así que el 2º album de los zaragozanos fue el que me marcó. Y ahí tiene instrumentales en la línea de R de Rumba, canciones que quedan para la historia como Trae ese ron y La ciudad nunca duerme, y coño, letras acordes a la altura del disco.

El Meswy – Tesis doctoral (1997)

Si alguien despuntaba en CPV, ese era el Meswy. Así que, en cierto modo, que sacase un disco en solitario era necesario. Un año después de La saga continúa 24/7 apareció Tesis doctoral. Básicamente es una continuación del disco de CPV, aunque esta vez el pilar central es Meswy. Las producciones corren a cargo, en su mayoría, por Más Graves (vamos, como en CPV), colaboraciones del resto de miembros de CPV y algunas más como Ari, Kultama o El Chojín, que empezaba a aparecer por ahí. Para mi es su mejor disco, pero de lejos. Y si se hubiera regalado con el disco de CPV, creeríamos que es un bonus cd y no un LP a parte.

Duo Kie – Barroco (2004)

Si algo me encanta de Duo Kie es que, a pesar de unos pequeños matices que distinguen a los discos, siguen en su línea, haciendo el mandril. Si La Famosa 12/13 era bueno, Non freno era mejor (y nada cuerdo). Y llegó el 2004 y anunciaron que iban a lanzar Barroco, su 3er álbum como duo. No me defraudó nada de nada, y los matices que lo hacían distinto de los anteriores discos lo hacían mejor de lo que esperaba. Por ejemplo, variedad en las instrumentales, que no fueran sólo cosa suya, y que las colaboraciones fueran distintas a “las de siempre”, aunque eché de menos a T.O.N.E. en algún tema. Poco más decir, tiene todo lo que puede pedirse a estos mandriles electrónicos: letras agresivas y coño, buen humor.

Hablando en plata squad – Supervillanos de alquiler (2003)

De que me guste este disco tiene culpa mi amigo Titu. Él andaba obsesionado en aquella época con HPS y claro, se acabó comprando los discos. A mi el A sangre fría me gustó, pero fue coger este y directamente tenerlos como grupo de referencia. Es la mejor definición que puede tener el grupo, sin duda. Según el concepto del disco, son un grupo de supervillanos. Y a partir de ahí se crea una atmósfera que simula muy bien ese ambiente. Empieza por la intro de Jess Franco, lo siguen esas instrumentales, algunas “oscuras”, otras más melódicas, pero que encajan perfectamente con la historia, como si fuera una película. Las letras acaban por atraparte y las colaboraciones, en la línea del disco, ponen la guinda. Esto úlimo merece una mención a parte, pues las 4 colaboraciones que tienen se meten en su papel de supervillan y la historia continúa sin cambios extraños. Y ahí tienes a Versátil y Kraken Apolo que, aunque firmen con otro nombre, lo hacen tan bien como se espera. Como curiosidad, Elphomega tiene un track propio, que se toma como un anticipo de su primer álbum, Homogeddon.

Cloaka company – Verso municcione (2003)

Otro grupo que descubrí también por Titu. Como el grupo era de Zaragoza, me esperaba algo bueno. Y descubrí algo magnífico. Cuatro maños, que me sonaban poco, habían hecho un disco sublime. Por aquella época Hazhe no me sonaba, Xhelazz tampoco, Erik B. sí por su hermano Allan, y Dimecres nada de nada, a pesar de que en alguna colaboración, bajo el nombre de FueTheFirst, me encantaba. Años después te das cuenta de la trayectoría que ha tenido cada uno y no te extraña nada de la calidad del trabajo. Por una parte está Hazhe, a cargo de la mayoría de las instrumentales, que perfecciona lo ya ofrecido en su primer disco con Rapsusklei. También tiene parte en las letras y, aunque no es su fuerte, no se le da nada mal. Luego está Erik B, que no es santo de mi devoción, pero le da un toque distinto a lo que ofrecen los demás. Se nota que es hermano de quién es y dónde se ha criado. Dimecres, con su peculiar forma de pronunciar a veces y su conocido flow, campa a sus anchas por el disco. No se parece en nada a lo que apareció en 1998 junto a Violadores del Verso. No siempre se puede decir que muchos mejoren con el tiempo, en su caso sí es así. Y para terminar, Xhelazz, que hoy en día todo el mundo le conoce y se pone sus frases en el Tuenti y similares. Pues aquí es cuando demostró que las letras son lo suyo, y ya en 2003 (y antes, la verdad) daba vueltas a muchos del panorama nacional. Lo que salió 4 años después de este disco es bastante más personal y creo que no llega a mostrar todo lo que puede dar de sí. En Verso Municcione sí que es así. Mención especial a L’ enigma d’ esmeralda y Confesiones; supera la sombra, de las mejores letras de Xhelazz.

Perros callejeros – Perdedores del barrio (2005)

Quizás este sea el disco más raro de mi lista. Raro en el sentido de que no es fruto de alguien ya consagrado, o que pueda tenerse en cuenta alguna vez a la hora de redactar la lista de los 10 mejores discos de rap español. Pero para mi sí, para mi merece estar ahí. Total, esta lista es bastante subjetiva, no creo que se me pueda discutir la inclusión del disco o no.
Todo empezó por la coña de que en un recopilatorio del año 2002, Hip Hop sólo en Español II, tenían un par de temas. Casualmente ficharon por el sello que se encargaba del recopilatorio, así que metían sus canciones para hacerles publicidad. El sello quebró y nunca sacaron disco… hasta 2005.  Es su único trabajo de forma profesional, exceptuando un maxi single de 4 temas del 2002. Aunque ya me interesaba el grupo, descubrir que son de mi barrio me animó más a buscar sobre ellos y a esperar a que sacaran de una maldita vez el LP.  Tenía unas demos que habían grabado a saber que año, además de las otras 4 canciones, pero nada más. Con eso uno no pasa el mono durante 3 años de forma fácil. Tardó mucho en salir, pero mereció la pena. Como no sé describirlo bien, haré como con los otros discos, por partes: Las instrumentales son increibles, quién iba a pensar que un tío que era batería de un grupo de Death Metal pudiera hacer instrumentales para rap tirando de samples de jazz, funk… pero lo hizo, y mejor que nadie. Las letras no serán propias de un poeta, pero encajan sobre sus instrumentales. Pueden tener más o menos sentido, lógica o gracia, pero es la mitad que falta a las canciones para hacerlas perfectas. Me cuesta mucho describir el disco, porque sé que cualquier preferirá un disco de Doble V o Tote King, por poner un ejemplo, pero es que este disco tiene un algo especial. Será que no es lo habitual en el panorama, no lo sé, pero para ser su único trabajo ya le gana en calidad a discos de otros que llevan varios trabajos a sus espaldas. Como detalle, por el tema de tenerlo en formato físico, es que el diseño es un homenaje a los diseños de la discográfica Blue Note. Y tan clavado puede llegar a ser que, el cd, es una réplica de un vinilo, en todos sus aspectos, hasta por debajo es negro.

Sólo los solo – Quimera (2001)

Otro disco que llegó tarde a mi vida. Sólo los solo es un grupo que me acompaña desde 2003, pero en canciones sueltas. Hasta que llegó 2005 y lanzaron Todo el mundo lo sabe. Y claro, te engancha un disco y tienes que tirar de la discografía del grupo. Así me dió por escuchar de una vez por todas Quimera de forma completa. Éste si que es un salto cualitativo enorme desde su primer disco, Retorno al principio. Directamente, van más allá de lo que se puede esperar de un grupo. Griffi se convierte en un referente en cuanto a música electrónica y Juan Sólo lo acompaña para poner ese estilo tan suyo para crear una obra adelantada a su tiempo. Pero adelantada de verdad, no del tipo “huh hacemos música de club, no lo hacemos bien pero nos creemos incomprendidos y decimos que estamos adelantados al tiempo, ya nos apreciaréis”. Es de esos discos que te tragas del tirón y que, cuando terminan, se te han hecho cortos.

Elphomega – El testimonio libra (2007)

Para cerrar, un disco de Elphomega, como no podría ser de otra forma. Al igual que Supervillanos de alquiler, este disco tiene un concepto, en cuya órbita giran los temas. Si has escuchado antes a este malagueño, sabrás que hace muchas referencias a películas, libros y comics. Aquí no podría ser menos, en todas las letras aparece algo relacionado con esos mundos. Aunque traten de temas distintos, todas son parte de esa ambientación principal del disco. Otro punto a su favor son las instrumentales, que corren la mayoría a cargo de Sr. Narko, con quién tiene una química especial. En cuanto a colaboraciones, Kultama (en la que, a mi parecer, es lo más flojo del disco), Violadores del verso en una referencia a Twin Peaks y Capaz, que no puede faltar, para seguir la saga Illpack. Si estos tres se juntaran, Capaz, Elphomega y Sr. Narko, creo que estaríamos ante uno de los mejores trabajos posibles. Aunque eso es otro tema…

Vinilos

¡Ya está! Por fin tengo en mis manos el Maxi de SuperNafaMacho “Hasta que Amanece”. Se trata de un vinilo que pedí hace un par de semanas… ahora sólo falta ir a casa de Frogy a probarlo en su mesa de mezclas…

De Izda. a Dcha: Rapsusklei & Hazhe – Hijos de puta para todo; SuperNafaMacho – Hasta que amanece; F.J. Ramos – Asuntos Turbios.

¡Buenos días tranquilidad!

Es una mañana más de viernes, pero esta es especial. Son las fiestas del estúpido colegio, y como ya tenía planeado no voy a ir. Ayer mientras montabamos la piscina para los pequeños nos dijo la Piquer “mañana teneis que venir TODOS a las 8:30 para poner carteles y blablabla..”. Pues nada, aquí me teneis a las 10 y pico en casa. No me agrada la idea de ir a poner carteles y, como todos los años, quedarme “encarcelado” en el salón de actos con gente que prefiero tenerla muy lejos (aunque también hay amgios a lso que aprecio). Pero bueno, este tipo de cosas hacen que me tome un día libre para dormir un poco más y eso, en pleno curso, se agradece bastante. Bueno, aquí lo dejo, me voy a desayunar que el hambre aprieta ya.